¿Por qué los perros se quedan pegados después de aparearse?

Seguramente hayas visto muchas veces a unos perros estar “pegados” cuando se aparean y puede parecer horrible y doloroso, pero no te preocupes.

Te explicamos

Cuando la hembra está en celo produce feromonas que atraen al macho, es entonces que se da una interacción a través del olfateo y lamido de los genitales, seguido de los intentos del macho de montar a la hembra con repetidos movimientos pélvicos.

Cuando se produce la penetración, el macho no necesita tener una erección, ya que tiene un hueso en el pene que le facilita este proceso al igual que le permite alargar el apareamiento.
Una vez el macho montado sobre la hembra, comienzan los movimientos copulatorios seguidos de la erección. Luego el semen comienza a acumularse en el extremo libre del pene, conocido como bulbus glandis, formando una especie de bolsa.

Abotonamiento

Es por esta forma particular del pene que sucede el abotonamiento durante el apareamiento con la hembra. La vagina de la hembra contrae sus músculos circulares manteniéndola más firme y cerrada, así que cuando la parte caudal tuberosa esta hinchada, es más difícil aún que el perro pueda retirar su pene de la vagina y desmontarse normalmente.

En general, cuando el macho quiere desmontarse y no lo puede lograr, busca una forma más cómoda de mantenerse y lo consigue al girarse de forma de quedar a espaldas de la hembra.

Debido a lo anteriormente explicado, el perro aún no puede retirar su pene de la vagina.

El abotonamiento puede durar de 15 a 30 minutos en general, y es durante este tiempo que el macho eyacula el fluido seminal. Luego, la parte caudal tuberosa del perro comienza a deshincharse y la vagina relaja sus músculos circulares, permitiendo así la separación de los perros.

No te preocupes, no duele y para los perros es algo natural cuando se aparean.

apareamiento_de_perros