Ruslan Sokolovsky un jóven de 22 años fue condenado con 3 años y medio de prisión por jugar Pokemon Go,  la cuestión fue que el youtuber grabó un video en una iglesia simulando que atrapaba un pokemon de una deidad, hecho que lo llevó a ser detenido.

pokegulag

El tribunal de la ciudad de Yekaterinburg encontró culpable a Sokolovsky,  por los cargos de insulto a las creencias religiosas e incitar al odio.
El incidente tuvo lugar a finales del 2016 en la iglesia ortodoxa local, después la policía encontró en su casa un bolígrafo con cámara integrada, por lo que las autoridades también lo acusaron de tráfico ilegal de equipamiento técnico especial.
Sokolovsky se ha declarado inocente argumentado: “¿Cómo puede ofenderse alguien por entrar a una iglesia con un smartphone?”.
El vídeo tiene casi 2 millones de visualizaciones.
Si bien es un caso aislado, no es la primera vez que la ley actúa muy drásticamente, sabemos que en Rusia las leyes son muy rigurosas en casos de creencias religiosas y/o sexuales.
Un caso similar fue el del grupo Pussy Riot quienes fueron encarceladas por criticar a la iglesia ortodoxa rusa y a su vez apoyar las relaciones homosexuales.

Artículos Relacionados