¿Por qué se parte la Rosca de Reyes?

Aunque cada 6 de enero se parte una rosca, su significado, relacionado con historia y religión, es comúnmente desconocido.

Aunque una tradición muy arraigada es partir la rosca de reyes y si bien, se hace año con año, el significado de esta acción es ignorado por gran parte de la población.

De acuerdo con la historia, esta tradición surge de la búsqueda de los Reyes Magos: Melchor, Gaspar y Baltazar, para rendir tributo al Rey de los Judíos. Los 3 Reyes viajaron desde el Oriente hasta Jerusalén guiados por una estrella, preguntando al Rey Herodes si ya había nacido el nuevo Rey de Judea. El celoso Herodes, al enterarse del advenimiento del nuevo Rey, incitó a los Reyes Magos a continuar la búsqueda y pidiéndoles que en cuanto lo encontraran se lo hicieran saber para que él también fuera a adorarlo.

Temeroso de que el Mesías le arrebatara el poder, Herodes, mandó matar a todos los niños menores de dos años, por lo que María y José huyeron hacia Egipto con el niño Jesús y lograron salvarlo, mientras que otras familias escondían a los bebés en tinajas de harina.

El día en que finalmente los Reyes Magos conocen al niño se le conoce como la Epifanía, encuentro que justamente simboliza la Rosca de Reyes.

Tiempo después de esto, los judíos solían comer pan de ázimo cada 6 de enero, con un muñeco de barro escondido para recordar el acontecimiento.

Esta tradición se fue transformando con el paso del tiempo hasta ser como la conocemos hoy en México.

La forma ovalada es el amor de dios, que no tiene fin; también hace alusión a la corona de los Reyes Magos.

Los dulces decorativos representan las joyas en las coronas.

El muñeco escondido en la rosca simboliza al niño Jesús que los reyes no encontraban, pues la estrella que los guiaba desaparecía.

El cuchillo para cortar el pan, representa el peligro que asechaba al niño Jesús en sus primeros años de vida.

La tradición de la partida de la Rosca de Reyes data del siglo XIV en Francia. La manera de compartirla era un ritual: la primera rebanada era para aquél que fuera pobre o que llegara sin avisar al hogar. La siguiente era para los ausentes, es decir, los hombres que estaban en la armada del Rey y eran enviados a la guerra. Finalmente se compartía entre el resto de los presentes. Esta tradición se expandió a otros países de Europa y América.

En la actualidad, en Francia, una persona, por lo general un niño, se esconde bajo la mesa o se le vendan los ojos y al cortar un pedazo de rosca se le pregunta: “¿Para quién es?”, entonces, el elegido menciona un nombre. Si se tiene suerte, puede encontrarse dentro del pan un haba o una moneda, lo que significa que esa persona será el Rey o la Reina del día.

En México la manera de partir la rosca es diferente, pues en el pan se esconden muñequitos de plástico que simboliza al niño Dios y cada quién escoge al azar qué pedazo de rosca quiere, decidiendo así su suerte. A quienes les salen los muñequitos, automáticamente se convierten en madrinas o padrinos del niño y deben llevarlo a bendecir a la iglesia y festejar el acontecimiento con tamales y atole el 2 de febrero, Día de la Candelaria.

El 2 de Febrero es una fecha muy significativa, ya que marca el fin de la cuarentena de la Virgen María (día de la purificación) y la presentación de Jesús en el templo de Jerusalén. También coincide con el día de la Virgen de la Candelaria, en el cual se bendicen las velas o candelas (de ahí el nombre de Candelaria).

Related Posts