Los 3 trastornos del sueño más escalofriantes

Las pesadillas son el trastorno del sueño más conocido, pero existen otros que cada vez son más frecuentes.

Parálisis del sueño

Cuando dormimos, nuestro instinto nos mantiene inmóviles para no hacernos daño sin querer. Pero hay ocasiones donde ese instinto no funciona bien y nos deja paralizados aunque estemos despiertos.

La sensación suele ser aterradora y más si está acompañado de alucinaciones hipnagógicas. Estas alucinaciones son padecidas por un 10% de la población, según la Asociación Americana del sueño.

Las personas con narcolepsia son más propensos a tener mayor cantidad de estas alucinaciones.

Estas alucinaciones nunca se producen durmiendo sino cuando intentas dormir o despertar. Muchas veces son consecuencia de factores como el exceso de alcohol o de drogas, insomnio, ansiedad y/o estrés


Sexomnia

De esta patología se sabe poco, pero según la revista Psychology Today, este comportamiento es normalmente como resultado de una excitación confusa.

Al dormir, las personas no están completamente conscientes de lo que hacen e intentan o buscan un encuentro sexual con su pareja o incluso desconocidos.

Se puede producir en personas con problemas de sueño. El consumo de alcohol y la falta de sueño también lo generan.

Es más común la sexomnia en personas con otros problemas relacionados con el sueño pero también puede provocada por el consumo de alcohol o de nuevo la falta de sueño.


Trastorno de conducta durante el sueño REM

Es es similar al sonambulismo, pero en lugar de levantarte y vagar por ahí sin rumbo ni conciencia los que lo padecen pueden gritar, mover las piernas, golpear, dar patadas sin ser conscientes de ello.

Las personas con trastorno del comportamiento REM no recuerdan lo que hicieron durante el sueño debido a una mala señal entre cuerpo y cerebro.

En ocasiones puede ser un síntoma de Parkinson.