¿Sabes quién invento la muñeca inflable?

El juguete sexual más conocido por muchos no es una idea tan nueva como crees. Las primeras anécdotas se basan alrededor de el siglo XIV con las historias del Rey de Chipre Piglimon.

Piglimon buscaba una mujer para poder casarse, pero para esto solo pedía algo, que fuera “perfecta”.

Tras buscar por todo Chipre y no encontrar a su mujer “perfecta” decidió dedicarse a la escultura. Al paso del tiempo, Piglimon creó a Galatea, era tan bella que el Rey se enamoró de la estatua y la amó para siempre.

Sin embargo la creación de la muñeca inflable fue por Adolf Hitler, quien bautizó esta idea como Operación Borghild.

adolph-hitler-micropenis-650x350

El Führer ordenó a sus científicos Nazis que crearan una “mujer” que pudiera satisfacer el deseo carnal a sus soldados sin la preocupación de contraer una enfermedad venérea, debido a que en París la prostitución abundaba  durante la ocupación Nazi.

La muñeca con características arias debía de ser transportada en las mochilas de los soldados sin ocupar mucho espacio.

Los científicos Nazis lograron que las atletas germanas Wilhelmina Von Bremen y Annette Walter prestaran sus cuerpos para que sirvieran de modelos, gracias a la negativa de la bella actriz de ese tiempo, Käthe von Nagy.

article-2013397-0086920e00000258-645_468x671

El desconectado de los soldados fue inmediato, que se negaron a llevar consigo las muñecas por la vergüenza que podrían pasar en caso de ser atrapados por los enemigos.

Se llegó a desarrollar polímeros especiales similares a la piel y presentó en 1941 tres tipos de muñecas de diferentes alturas. Por desgracia y alegría de los soldados la fábrica ubicada en Dresde, Alemania donde se producía el  juguete sexual fue destruida por un bombardeo aliado.

La idea cautivó a los japones que años posteriores adoptaron la iniciativa para sus soldados bajo el agua, marineros que tuvieran que pasar días en los submarinos y pudieran satisfacer sus necesidades carnales.

Actualidad

En la actualidad los días de las muñecas inflables parecen estar contados, con la revolución tecnológica y el furor robótico da paso a más ideas.

“Roxxxy” la robot sexual  está revolucionando la industria de juguetes sexuales por su realismo con una mujer.

Diseñada por la empresa True Companion.com, mide un metro y 73 centímetros, pesa 54 kilos, y como dice su creador el ingeniero Duglas Hine, “aunque la robot no sabía ni cocinar, ni hacer el aseo, sí puede “ocuparse de otras cosas”. Sin duda la mujer perfecta para muchos hombres.

Sex-robot

Artículos Relacionados