Premian a Francia por no desperdiciar alimentos y darlos a los necesitados

Francia se convirtió en el primer país del mundo que prohibió a los supermercados tirar o destruir los alimentos que no se venden.

Por ley los supermercados ahora están obligados a donar los alimentos a organizaciones benéficas y bancos de alimentos, que se encargan de distribuirlos entre los más necesitados.

Esta normativa también prevé multas de hasta 75 mil euros para los supermercados que destruyan los alimentos con el fin de evitar que sean recuperados por las personas que los recogen de los contenedores de las tiendas.

Gracias a esta ley Francia fue premiada por no desperdiciar comida en buen estado y brindarla a las personas que no pueden adquirirla, generando solamente 1.8% de pérdidas por el total de alimentos producidos.

Debido a los grandes resultados que se logró al promulgar esta ley, ha recibido el primer premio del Food Sustainability Index elaborado por The Economist Intelligence Unit y el Barilla Center for Food & Nutrition.

La EIU realizó un ranking de los países que se alimentan de manera más sostenible tomando en cuenta tres factores, comida malgastada, agricultura que respeta al medio ambiente y nutrición de calidad.

Francia encabeza el top diez seguida por Japón, Alemania, España, Suecia, Portugal, Italia, Corea del Sur, Hungría y Reino Unido en el décimo lugar.

Estos países han conseguido implementar políticas efectivas para reducir el desperdicio de comida, conservar la agricultura y brindar educación en temas de nutrición.

Los países con una alimentación más sostenible tienen ingresos más altos, altos niveles de desarrollo humano, poblaciones pequeñas y altos niveles de urbanización.