“No Douchebag”: Agencia sueca lanza campaña creativa obligando a extraños a tener sana distancia

La crisis sanitaria continúa y con la amenaza de una posible segunda ola de contagios por SARS Cov-2, medidas sanitarias como el distanciamiento social, se mantienen tan vigentes como a principios de año.

Sin embargo, con la reciente relajación de algunas acciones preventivas que se han tomado en muchas ciudades del mundo, la preocupación por el posible olvido de conceptos como la Sana Distancia, ha incrementado.

Conscientes de cómo en muchos países la “vieja normalidad” parece continuar con su curso, los creativos de la agencia Forsman & Bodenfors de Suecia, lanzaron una campaña llamada “No Douchebag”, que obliga a otros a continuar distanciándose físicamente de los extraños, incluso en su camino al trabajo o de vuelta a casa.

La idea principal se centra en una bolsa amarilla que los usuarios del transporte público de este país nórdico, colocarán en los asientos que tienen a un lado durante las horas pico, momento en el que medidas como el distanciamiento social son más difíciles de respetar.

De esta manera, quienes quieran sentarse junto a otra persona en el Metro o autobús, se lo pensarán dos veces antes de pedirle al dueño de la bolsa que la quite para poder sentarse, violando la Sana Distancia.

Las “Douche Bags” vienen en un vistoso color amarillo y al menos mil de estas serán distribuidas en la Estación Central de Gotenburgo, Suecia, para evitar que la gente se aglomere demasiado y aumente las posibilidades de una segunda ola de contagios aún más agresiva que la primera.

En cada bolsa se puede leer el texto “Me encantaría sentarme junto a ti, pero no en este momento. Gracias por mantener tu distancia”.

Algunos podrían considerar que toda la estrategia es algo agresiva, pero tomando en cuenta lo que está en juego, creemos que la idea de la agencia Forsman & Bodenfors, está a la altura de las circunstancias.