Un millón de personas acudirán del 21 al 30 de junio a este tradicional festival. La primera vez que se llevó a cabo fue en la década de los 90s con la intención de celebrar el solsticio de verano , desde entonces su actividad ha ido en aumento. Aunque hay quienes aseguran que la tradición lleva aún más tiempo.

 

Un festival que nos podría parecer inusual en el mundo occidental, se lleva a cabo cada año al sur de China, es el festival  Yulin en donde miles de perros son asesinados para ser servidos como platillo principal.

De igual manera que como se cocina el pollo, en muchas partes del mundo, los cocineros cortan el cuello o le rompen la cabeza para luego sumergirlos en agua hirviendo y quitarles el pelo . La forma o técnica para cocinarlo es variado: se puede encontrar desde perros asados con sopletes hasta los que se ponen a hervir aún estando vivos, en algunos de los puestos se pueden ver a los animales rígidos con sus dientes de fuera.

Al inicio de este festival de horror y masacre animal , como lo consideran algunos, se tenía la costumbre de comer la carne de perro acompañándola con Lychee, una pequeña fruta nativa del sur de China, Taiwán y el sudeste asiático, y un fuerte licor.

Según la tradición China, comer carne de perro estimula el calor interno, por lo cual, es un alimento que ahuyenta los fríos de invierno. Al realizarlo en el solsticio de Verano (21 y 22 de junio), supuestamente, traerá la buena suerte y salud.

Festival de Yulin en China / Foto AP

Festival de Yulin en China / Foto AP

Los perros que son asesinados para luego cocinarlos y ser comidos, son normalmente perros de las calles y otros tantos aún llegan con sus collares de identificación por lo que se desconoce si a veces pudieran ser entregados por sus propios dueños o extraídos por alguien más.

El Festival se celebra junto al solsticio de verano

El Festival se celebra junto al solsticio de verano

 

 

Y aunque no es ilegal el consumo de carne de perro en China , tampoco es algo habitual en todas las regiones, se consume mayormente en las zonas fronterizas , cercanos a países colindantes como Vietnam y Corea del Norte.

Muchos de los comerciantes consideran a los perros como una fuente de alimento más como el pollo, la res y el pescado.

En el año 2011 activistas asiáticos detuvieron un camión transportando perros hacia un restaurante y le pagaron cerca de $17,000 dólares para liberarlos, lo mismo hizo una mujer de 65 años en China, quién pagó $1.500 dólares para salvar a un centenar de perros para llevarlos a su casa.

El festival ha levantado la indignación entre activistas y usuarios de las redes sociales quien promuven el levantamiento de firmas en change.org usando el hashtag #stopyulin.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Referencias:

El Mundo – http://bit.ly/26caQUQ

BBC.COM –  http://bbc.in/1TDXjzZ