Excita a tu pareja con esta nueva práctica… 😉

¿Quiéres ponerte creativo a la hora de de tener sexo? ¿Quieres excitar a tu pareja, pero te da miedo que “se te pase la mano”?

Aquí te dejamos una nueva práctica que te ayudará a excitar a tu pareja, sin riesgo de pasarse la mano.

Las nalgadas Zen es una variación del sadomasoquismo, pero a un nivel principiante o más tranquilo, en el sadomasoquismo se caracteriza por excitarse a través de ser dominado con prácticas violentas.

Las nalgadas zen consiste en una práctica más tranquila, sin “golpes”, sin ataduras o cualquier situación que pudiera ser violenta.

Como dice la palabra, son nalgadas producidas por tu pareja para estimular el placer, con golpecitos sexsosos, cachondos y placenteros, pero antes de esto se debe de tener un momento de espiritualización con la pareja.

El creador de estas nalgadas Jesse Thomas-Hall, explica que que sus practicantes ponen un gran énfasis en la conexión de parejas, para tener un mejor sexo.

¿Cómo funciona exactamente?

Se debe de empezar viéndose a los ojos durante un tiempo, sincronizar la respiración, que haya una conexión de mente con mente, para Hall este preámbulo para el nalgueo ayuda a unir al nalgueado con el nalgueador.

Después de realizar las nalgadas zen uno supondría que se pasaría a culminar el acto, pero Thomas Hall nos tiene otra sorpresa, así como el inicio es raro el final aún más.

Después de nalguear, la parte dominante debe sostener a la dominada como un bebé mientras reflexionan sobre lo que acaba de pasar…

Raro, ¿verdad?

Y posteriormente de reflexionar sobre las nalgadas y ver que ambas partes están tranquilas terminarían el acto con el sexo.

Lo de sostener a una persona como bebé luego de cachondearla dándole nalgadas sonó extraño, pero como dicen siempre hay alguien que le exite esto.