Crean primer ciudad-bosque en China

Para ayudar a contrarrestar el problema de la contaminación, a las afueras de la ciudad de Lizhou en la región autónoma de Guangxi en China se ha comenzado la construcción de una ciudad-bosque.

La ciudad está diseñada por el arquitecto italiano Stefano Boeri, conocido por sus rascacielos cubiertos por bosques verticales.

Contará con oficinas, casas, hoteles, hospitales y escuelas completamente cubiertas por arbustos y albergará más de 40 mil árboles y casi un millón de plantas de 100 especies diferentes que generarán 900 toneladas de oxígeno al año.

La nueva ‘ciudad verde’ conectará con Liuzhou a través de una línea de carril rápido, que usará coches eléctricos, energía solar y energía geotérmica.

La construcción cubrirá 175 hectáreas a las orillas del río Liujiang y tendrá capacidad para albergar a unos 30 mil habitantes.

En los edificios se instalarán paneles solares en el exterior de la estructura para acumular la mayor cantidad de energía solar y ser aplicada para sustituir al gas.

La ciudad-bosque reducirá la temperatura del suelo y propiciará la vida de fauna repoblando la vida silvestre de la zona.

Este proyecto es considerado como lo que podría ser el futuro de las ciudades más pobladas y contaminadas del mundo y se estima que la construcción de esta ciudad esté terminada para el año 2020.